Los valores como eje de una escuela de adultos

29 05 2012

• El eje transversal en la Escuela de Adultos 58 son los valores • Asumiendo el desafío que significa “estudiar de grande”, jóvenes y adultos acuden a terminar la primaria •

DIARIO PRIMERA EDICIÓN 28-05-2012. Por Lara Schwieters

POSADAS. “Todos nosotros tenemos que estudiar y terminar para poder tener un trabajo seguro. Estoy en tercer grado y quiero terminar completo, después seguir la secundaria”. Aurora (27) deposita toda su confianza en la educación. Y aunque tal vez no sea tan sencillo conseguir ese “trabajo seguro” para mantener a su hijo de cinco años, la Escuela de Adultos 58 le ofrece herramientas  valiosas para la vida. Porque a través del aprendizaje y de fijarse claras metas, como terminar la primaria y aprender un oficio que podrá ser la semilla de un emprendimiento laboral, también desarrolla la autoconfianza personal.

“El eje transversal de nuestra escuela son los valores humanos”, señaló a PRIMERA EDICIÓN la directora, Susana Bonetti, durante una visita al establecimiento que funciona hace cuatro años en Jauretche y Santa Cruz -chacra 248- de esta ciudad, a contraturno de la Escuela 835. Tal como destacó, además de aprender contenidos, en el día a día, los alumnos fortalecen la confianza en sí mismos y en sus capacidades, la perseverancia y el compromiso.

Y juntos, docentes, alumnos y sus familias se involucran y cooperan para aplaudir los logros y afrontar los contratiempos, como los diez robos que sufrieron en enero, cuando se quedaron sin garrafa para la cocina, sin máquina de coser para el taller de costura y con los baños destruidos.

Espacio de diálogo
Todos los días, una vez que culminan las clases de la 835, las puertas de la escuela se abren para los jóvenes y adultos que vienen a terminar la primaria. La mayoría llega luego de una jornada laboral muy cansadora pero, así y todo, predispuestos a aprender. Al llegar a clase, mientras meriendan con chocolate o matecocido, hay siempre un espacio de diálogo, para conversar sobre cómo fue la jornada de cada uno en su trabajo, sus inquietudes, etcétera. “Siempre les digo a los docentes que por lo menos quince minutos en la apertura de la clase se debe escuchar a los alumnos, se trabaja mucho el diálogo. Y los viernes, cuando terminamos las actividades, nos reunimos los docentes para evaluar cómo nos fue, qué podemos mejorar, etcétera”, dijo Bonetti, destacando que con esas sencillas estrategias lograron grandes cambios positivos en los estudiantes: “En cuatro años es una belleza como han mejorado, se llaman por el nombre, antes sólo lo hacían por el apodo, se respetan. Hay chicos que se recuperaron en su aspecto, ellos entendían que ser humilde justificaba la falta de higiene. Hoy vienen limpitos, prolijos. En la clase de lengua trabajan textos relacionados con lavar las zapatillas, en ciencias naturales, el cuidado de la salud”.

SEGUIR LEYENDO EL ORIGINAL

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: